EN RELACIÓN CON LA PROPUESTA DE CIERRE DE LA FACULTAD DE CIENCIAS FORESTALES DE LA UNIVERSIDAD DE TALCA

Con fecha 28 de agosto de 2020 se desarrolló la sesión N°254 de la Junta Directiva de la Universidad de Talca, en cuya tabla se incluía la discusión del cierre de la Facultad de Ciencias Forestales y la continuidad de estudios de alumnos de la carrera de Ingeniería Forestal. Posteriormente, a través del acuerdo N°1832 de la misma Junta Directiva, se ratificó la continuidad de la Facultad de Ciencias Forestales, desestimando la propuesta de cierre.

Sin perjuicio de que no se concretó el cierre ya señalado, el Colegio de Ingenieros Forestales de Chile se siente en el deber de manifestar su más enfático rechazo a cualquier iniciativa que busque privar de la formación forestal de nivel universitario a la Región del Maule. Lo planteamos el 2015, cuando se informó que la carrera de Ingeniería Forestal no se seguiría dictando, y lo reiteramos hoy. La Región del Maule no puede renunciar a la formación de profesionales en el campo de las ciencias forestales.

El carácter de institución pública que ostenta la Universidad de Talca, así como su vocación por constituirse en la principal universidad de regiones, demandan una mirada distinta, una mirada de largo plazo respecto a los desafíos nacionales y regionales, así como de las necesidades educacionales que exigen dichos desafíos. En este sentido, para una universidad compleja, camino que se ha planteado la Universidad de Talca, es una exigencia abordar la formación profesional en las principales áreas de desarrollo del país y que responden también al espacio territorial en las cuales se ubican las instituciones superiores y del Estado, dentro de las cuales destaca desde hace casi un siglo el área forestal.

Siempre entendimos que suspender el ingreso de estudiantes a la carrera el año 2015 se trataba de una decisión temporal, a la espera de elaborar un nuevo plan de desarrollo y de fortalecimiento institucional, que permitiera retomar la formación profesional en el más breve plazo. Sin embargo, a cinco años de implementada esta decisión, vemos con preocupación que no se ha trabajado en dicho plan; todo lo contrario, somos testigos de que se propone el cierre total de la Facultad de Ciencias Forestales, enterrando cualquier posibilidad de revertir la que fue a nuestro juicio una decisión equivocada.

Si bien esta propuesta de cierre no se concretó, no se puede esperar por más tiempo para iniciar un proceso de análisis, que desemboque en una propuesta concreta de reapertura de la formación de ingenieros forestales en la Región del Maule, zona de eminente vocación forestal, que requiere profesionales formados con un enfoque regional, para abordar desafíos nacionales.

En este sentido, nos preocupa el silencio de los académicos de la Facultad de Ciencias Forestales, principalmente de sus autoridades, quienes debieran ser los primeros responsables en llevar a cabo una propuesta de reapertura. El Colegio de Ingenieros Forestales está disponible para participar en cualquier iniciativa orientada a lograr este propósito.

La Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad de Talca cuenta con destacados investigadores, que aportan y deben seguir haciéndolo al desarrollo de nuestro sector. No podemos privarnos de su experiencia y conocimiento, especialmente en una región de vocación forestal, como ya lo hemos mencionado anteriormente.

Por otra parte, el escenario que vivía la formación forestal a nivel nacional el año 2015 y que llevó a la suspensión del ingreso de estudiantes a la carrera, se ha revertido de manera significativa a nivel nacional. Las matrículas de primer año de la carrera de Ingeniería Forestal han ido al alza en los últimos procesos de admisión, lo que ha permitido la continuidad de los proyectos educativos en las universidades que mantuvieron la carrera, pese a las bajas transitorias en sus matrículas.

Destaca el caso de la Universidad de Chile, que en los últimos años ha duplicado su matrícula de primer año respecto a los procesos de admisión de hace una década. Asimismo, es relevante el caso de la Escuela de Ingeniería Forestal de la Universidad Mayor, institución privada que dicta la carrera y que mantuvo el proyecto educativo pese a la importante reducción de matrículas que debieron sortear por algunos años; además, no solo ha mantenido el proyecto educativo, sino que también lo ha fortalecido con la contratación de académicos destacados. Mejoras en las matrículas también se han dado en la Pontificia Universidad Católica de Chile y en la Universidad de Concepción. También destaca la apertura de la carrera de Ingeniería Forestal en la nueva Universidad de Aysén, quienes pese a tener una baja matrícula inicial, están comprometidos como universidad pública con un proyecto educativo que busca fortalecer la formación forestal para beneficio de su región.

Por todo lo anterior no podemos comprender que la Universidad de Talca, que es una institución pública de educación superior y que responde al esquema de universidad compleja que no solo entrega docencia, sino investigación y extensión de calidad, no siga el mismo curso de acción que las instituciones ya mencionadas. Hacemos un llamado público a sus autoridades a renunciar a cualquier intento de cierre y emprender sin más demora un proyecto de reapertura, que es necesario y urgente, dados los múltiples desafíos que el país enfrenta en materia de gestión ambiental y de manejo de los recursos naturales renovables. Hoy más que nunca necesitamos profesionales formados para enfrentar los desafíos del cambio climático, la gestión de los recursos hídricos, el impacto de los incendios forestales, la presencia de una megasequía, el cumplimiento de los compromisos ambientales en materia de reducción de emisiones, la restauración de ecosistemas degradados, la recuperación de los equilibrios ecológicos, la forestación de suelos desnudos, el manejo sostenible de los recursos forestales y la gestión de las áreas silvestres y los espacios naturales, entre tantos otros. No podemos prescindir de una Facultad que tiene casi cuarenta años de experiencia formando profesionales para enfrentar estos desafíos.

Reiteramos nuestro llamado a reactivar a la brevedad un proceso de análisis que desemboque en una propuesta concreta de reapertura de la carrera de Ingeniería Forestal, al alero de una fortalecida Facultad de Ciencias Forestales. Esto lo entendemos como un deber ineludible para la principal universidad pública a nivel regional, como es la Universidad de Talca.

Colegio de Ingenieros Forestales de Chile

Septiembre, 2020.